Tag Archives: Pakcaging

Introducción a la identidad visual

28 Oct

El tema que hemos elegido es Identidad visual: imagen de marca, packaging y retail ya que nos parece un tema muy interesante divertido y dinámico. También es muy importante ya que ayuda a los consumidores a recordar e identificar una marca concreta, esto ayuda a aumentar las ventas y ganar cuota de imagen en el público. Este tema  está en expansión y en proceso de desarrollo y además se adapta a cada empresa de una forma diferente.

Mr. Wonderful  es la empresa que hemos elegido, ya que cumple con las caracterizas que estábamos buscando y nos encanta. Tienen unos rasgos específicos que les diferencian del resto y los hacen especiales. Para poder hablar sobre todo esto hemos creado un blog que nos servirá de base del trabajo.

Podemos definir identidad visual como la síntesis de la identidad corporativa, una visualización homogénea y correcta, para así conseguir el reconocimiento dentro del mercado, presentando una imagen adecuada y fiel de la organización. Formada por la suma y unión de la actividad, cultura, historia y estrategia emprendida por la organización y culminada en una serie de elementos visuales, los cuales comunican y transmiten información de la empresa. En resumen, esta identidad es todo aquello que envuelve a la empresa, su ser, su esencia, la cual emite mensajes y percepciones de manera tanto directa cómo indirecta.
Por otro lado, la imagen de marca, un término que podemos definir: como los públicos perciben a la empresa, como resultado a toda la comunicación emitida por la organización. Es decir, la imagen de marca, es aquello qué realmente percibe el mercado o el público, a través de la comunicación emitida tanto de manera voluntaria por la empresa como involuntaria. Este concepto, se suele asociar a la marca y en definitiva al logotipo, pero es un concepto que trasciende mucho más allá, envolviendo diversos puntos y englobando la opinión y percepción pública hacia la determinación o el resumen de una empresa a un adjetivo o un conjunto de estos.
El retail lo podríamos definir como una forma inteligente de adaptar los valores, los códigos visuales de la marca, al ambiente que la rodea, manteniéndose fiel a si misma y beneficiándose de los mejores recursos que poseen como el talento creativo.

En este nuevo contexto social, la calidad que ofrece una empresa ya no es tan solo aquello que se controla en los productos; ahora es un valor primordial exigido, un valor que se genera también con el servicio, la acción y la comunicación, es decir, con la “conducta global” de la organización. Y una de  las cualidades de la imagen corporativa (dentro de esta conducta global) es justamente la capacidad que se tiene para exponer ante sus públicos persuasiva y coherentemente, su identidad, su estilo, a través de su imagen visual total. La capacidad de originar, a través de su estética y su gráfica, empatía con sus públicos diversos y con las expectativas y tendencias de la colectividad. La correcta gestión de la identidad visual se convierte en este momento histórico en verdadero valor añadido corporativo. A medida que se vitalizan los mecanismos de distribución, cambio y consumo, el mercado de masas va consolidando su modelo.  Y es ahí donde los fenómenos de opinión se han convertido en uno de los motores más dinámicos del devenir del mercado: la ideología ingresa en el mercado como mercancía y el estado de opinión es un bien capital.

A nivel cultural, las organizaciones influyen y toman peso en los orígenes culturales de la sociedad actual. Todo el desarrollo tecnológico y la apuesta por I+D forma parte del atributo diferenciador de las entidades que hacen que sus comportamientos provoquen un cambio de estilo de vida.  Y es por eso que la identidad visual plasma la personalidad de la entidad influyendo culturalmente. Todo esto resulta eficaz gracias a la situación donde vivimos, estamos ligados a un sistema capitalista y consumista y este motivo hace que las entidades ataquen por esta vía ofreciendo nuevos estilos de vida y nuevas formas de visionar el entorno que nos rodea. Así se pretende que haya un cambio de valores en todo el mundo, entrando en juego las modas y las nuevas creencias. Ante todo jugamos en un sistema consumista y el objetivo es vender aunque no sea un producto que se perciba su identidad.

Con esto queremos decir que todos los medios corporativos (materiales y humanos) devienen portavoces de la identidad del organismo, o sea  canales de imagen”. Por tanto, la Identidad Visual Corporativa es “un canal de imagen”.

El intercambios de productos desde antes de la edad media no requerían identificación, ya que eran productos genéricos y anónimos. Después, aparecieron los gremios, que demandaban la identificación de los productos para asegurar su calidad por lo que comenzaron a “firmarse” por medio de signos. Lo que dio paso a la aparición de la marca fue la llegada de la revolución industrial donde se crearon grandes empresas que necesitaban diferenciarse de la competencia. Pero es tras el liberalismo económico cuando se confirma finalmente el nacimiento de la marca moderna: un nombre registrado que asegura la fiabilidad de los consumidores con la empresa. La publicidad va evolucionando desde los folletos y los carteles luminosos hasta la radio o la televisión. Hoy en día la marca está formada por muchos más factores y valores que antiguamente como la imagen de marca, el packaging o el retail. El ultimo medio por el que la empresa se comunica con los consumidores es internet, donde destacan las redes sociales que hacen que la relación entre consumidor y empresa sea más cercana e informal.

Hay que diferenciar lo que es la imagen corporativa de la identidad. La imagen corporativa de un negocio o empresa es la representación mental que los públicos se forman de ella como consecuencia de las informaciones que reciben al respecto. Pero, muchas veces, esta imagen no se corresponde con la verdadera identidad corporativa, que es la que recoge la esencia del negocio, lo que en realidad es, y no lo que parece ser.

Para comunicar la identidad corporativa existen tres soportes imprescindibles: La  identidad visual corporativa, que hace referencia a todos los elementos físicos que intervienen en la identificación del negocio. Todas las acciones institucionales que se realicen desde la empresa: actividades referentes a las Relaciones Públicas , y las acciones de comunicación de marca, producto y servicios, a las que atenderá la publicidad y el marketing.